Image default

Un poco de consuelo para la familia de Emi

Condenaron a patovica santafesino por matar a un joven dentro de un boliche

Un tribunal de jueces conformado por Sergio Carraro, Octavio Silva (presidente) y Héctor Gabriel Candioti, condenó este lunes a uno de los patovicas que fue acusado por la muerte de Emiliano Arri ocurrida en 2017 en el boliche de la ciudad de Gálvez.

Se trata de Juan Pablo «Pali» Rivero (42), a quien el tribunal le impuso una pena de 9 años de prisión efectiva tras considerarlo autor penalmente responsable del delito de «homicidio simple». La resolución además absolvió de culpa y cargo a los otros tres encargados de la seguridad del local de aquella noche: se trata de Claudio Ojeda (40), Juan Pablo «Pato» Ortiz (39) y José Francisco Carrizo (34).

Tras darse a conocer la sentencia, el fiscal de la Unidad Especial de Homicidios, Martín Torres, aclaró que aguarda los fundamentos del tribunal para determinar si recurre el fallo a la Cámara de Apelaciones de Santa Fe. «Queremos ver y analizar los fundamentos para ver lo que tuvieron en cuenta y lo que no», explicó.

En un boliche

Torres recordó que “el homicidio ocurrió en un boliche pasadas las 4:00 de la madrugada del domingo 24 de septiembre de 2017”. Detalló que “el local bailable estaba ubicado en calle Belgrano al 600 de la ciudad de Gálvez”.

Explicó que “cuando salía del baño, Arri fue interceptado por los acusados, quienes ejercieron fuerza sobre su cuerpo y lo trasladaron hacia el sector del guardarropa”. Relató que “en ese marco, Rivero tomó del cuello a la víctima mientras los otros hombres sostenían sus extremidades para que no escapara”.

“Delante de testigos, los acusados retuvieron a Arri, lo arrojaron al piso y lo agredieron”, sostuvo Torres. “La víctima, por su parte, opuso resistencia al ataque hasta que perdió el conocimiento”, narró.

El fiscal afirmó que “Arri murió por un mecanismo de asfixia por compresión que fue causado por una ‘llave’ practicada con ambos brazos por Rivero”. Al respecto, añadió que “resulta claro que el autor del delito no hubiera podido llevar adelante su conducta violenta sin la colaboración de las otras cuatro personas”.