Image default

La mafia del viejo peronismo de Santa Fe siempre «traiciona».

HASTA LA PUERTA DEL CEMENTERIO

 

 

Sobre la elección interna del FDT en Santa Fe el domingo pasado, leíamos a Tizziani en Rosario: «El triunfo de Lewandowski y de su compañera de fórmula Marilín Sacnun fue amplio en Santa Fe. Le ganaron a Rossi en los 19 departamentos por el doble de votos: 66,9% (331.075 sufragios) a 33,05% (163.501. Y lograron una de las mayores diferencias en Rosario por más de 39 puntos, donde la lista Celeste y Blanca obtuvo el 69,19% (134.752 votos) contra el 30,80 de Rossi (59.979), aún cuando éste tenía el apoyo de conocidos referentes territoriales: el secretario general del PJ rosarino y diputado nacional, Germán Martínez, y dos antecesores en el cargo: Eduardo Toniolli –que encabezó la lista de precandidatos a diputados nacionales- y el diputado Luis Rubeo.«.

«Pero uno de los focos políticos era el resultado de la interna peronista en los departamentos de los seis senadores del Nuevo Espacio Santafesino (NES) que apoyó a Rossi y postuló como compañera de fórmula para el Senado de la Nación a la vicegobernadora Alejandra Rodenas. En las primarias de 2017, en las que Rossi compitió contra Rodenas por las candidaturas a diputados nacionales, entre ambos adversarios sumaron el 100% de los votos peronistas. En 2021, los dos juntos, en la misma lista, sacaron el 33%. Otro dato indiscutible.»

«El lanzamiento de Rossi como precandidato a senador nacional se conoció en la última semana de julio, cuando recibió en su despacho del Ministerio de Defensa el apoyo de los seis senadores del NES. Al encuentro sólo asistieron cinco: Traferri, Pirola, Cornaglia, Baucero y Sosa. Más, el diputado Rubeo. Faltó el senador Gramajo, conocido por la distancia política que mantiene con Rossi desde hace años.«.

«Rossi perdió en los departamentos de sus seis senadores aliados:

* 9 de Julio (Joaquín Gramajo): Celeste y Blanca: 63,51% (3.682 votos), Rossi 36,48% (2.115). Diferencia: 27 puntos.

* Belgrano (Guillermo Cornaglia): Celeste y Blanca 67,27% (4.430 votos), Rossi 32,72% (2.155). Diferencia: 35 puntos

*Las Colonias (Rubén Pirola): Celeste y Blanca 67,46% (8.199 votos), Rossi 32,53% (3.954). Diferencia: 35 puntos.

*San Javier (José Baucero): Celeste y Blanca 50,12% (3.277 votos), Rossi 49,87% ( 3.261). Diferencia: 16 votos.

*San Lorenzo (Armando Traferri): Celeste y Blanca 66,02% (21.854 votos), Rossi 33,97% (11.247 votos). Diferencia: 33 puntos

*Vera (Osvaldo Sosa): Celeste y Blanca 64,76% (6.836 votos), Rossi 35,23% (3.719). Diferencia: 29 puntos, lo que significa que Lewandowski también ganó en el pago chico del ex ministro de Defensa.

Los votos que militaron las estructuras políticas que responden a los seis senadores quedaron a la vista: Gramajo 2.115 votos, Cornaglia 2.155, Pirola 3.954, Baucero 3.261, Traferri 11.247 y Sosa 3.719. Entre los seis departamentos le aportaron a Rossi 26.451 votos (sobre los 163.501 sufragios que sacó en la provincia), apenas el 16,3% del total.«.

Los números que expone la nota son contundentes, y dejan poco lugar a la discusión, y tal como es su costumbre, el sector de los senadores del PJ que apoyó la lista del «Chivo» (los mismos que están enfrentados con Perotti ya desde la transición de seis meses entre su elección y asunción) hicieron lo que hacen siempre, cuando no están en juego sus bancas en el Senado provincial: cruzarse de brazos, y que la campaña la haga otro, en éste caso el ex ministro de Defensa. A menos que hayan hecho campaña, y a eso obedezcan los resultados, que marcarían su peso político real, cuando no juegan ni con la boleta única, ni con la chequera de los subsidios, porque no la arriesgan cuando no es su pellejo propio el que está en juego.

Un dato central -el de su verdadero peso electoral, que el propio Rossi pudo comprobar en las PASO nacionales del 2017 cuando enfrentó a la hoy vice Rodenas, impulsada por estos mismos senadores- a tener en cuenta cuando estos personajes vuelvan a apretarlo al gobernador reclamando lugares en el gabinete, o queriendo meter cuchara en el rumbo del gobierno. O cuando reclamen ser parte sustancial de los éxitos del peronismo en la provincia, cuando los consigue: son los mismos que hace años ganan sus departamentos, sin presentar listas del PJ en todas las municipalidades y comunas de los mismos, como si no les importaran que sean gobernadas por el mismo partido por el cual se presentan a la reelección, cada cuatro años.

Desde aquella icónica foto en el despacho del entonces ministro nacional (con una escenografía propia de «Los Soprano»), los senadores comandados por Armando «Pipi» Traferri prácticamente no se hicieron ver en la campaña, y tampoco acompañaron a Agustín Rossi en la noche del domingo, cuando salió a reconocer su derrota. Pese a que, como contrapartida de la alianza, los diputados provinciales que apoyaban la lista de Rossi presentaron en la Legislatura un proyecto para que Perotti se tomar licencia en el cargo, allanando así el camino para que asumiera la gobernación un senador del NES.

Nada que sorprenda: es gente que te suele acompañar hasta la puerta del cementerio, pero no entra.