Image default

Hay que serlo y parecerlo

Leandro Busatto es «mercadería dañada» cómo militante y dirigente, porque ha traspasado esa delgada línea entre la relación personal, militante y la corrupción. Pero no sólo por eso, es irritante y (para mi) una falta de respeto que quién habla de emergencia alimentaria se pavoneé en restaurant junto a su alter ego Alejandro Rossi y amigotes periodistas (algunos amigos míos o por lo menos colegas que respeto) cenando comida, vinos y champagnes costosisímos y fumando puros ya no solo es de mal gusto sino éticamente reprochable.

Estos son los dirigentes sensibles y solidarios con una militancia que pelea pan por pan para llenar la olla de un comedor?

Cómo no sospechar de vinculaciones comerciales con el «Jefe de todos los jefes» del transporte urbano de pasajeros de Santa Fe? Y toda la mafia que lo rodea.

Cuál es el mensaje para comensales ocasionales que tal vez tuvieron su primera salida en años, o los cuidacoches o quiénes no los ven pero igual se cagan de hambre.

Nadie pide que Busatto coma arroz todos los días, ni siquiera que pase una noche en situación de calle, sólo que es fácil hablar siendo 4 años titular del COMFER/ENACOM y 10 años legislador perdiendo en todas las elecciones.

Así, que se yo, sería fácil pagarle a una amante «tetas nuevas», o «alquilar locales caros», o qué se yo, tener influencias en AFIP, Ministerio de trabajo para tu jefe de turno.

En fin, así le va a los dirigentes K en Santa Fe, así cómo Busatto que se cambian el domicilio cómo la gran Barletta, Jatón y él, de santoto a Santa Fe y casi pierden con una vedette devenida desde Baires a diputada.

Por algo Nestor sólo visito una vez y por minutos Santa Fe y CFK jamás piso la ciudad ni hizo un acto publico, sabe lo que son chiques, mantenidos, cortesanos del estado vestidos de K (por ahora)