Image default

Chorros que nos cagan de risa en la cara en Santa Fe

Encontró de casualidad al ladrón que le robó el auto hace un mes: «Se me reía en la cara»

El 1° de julio le robaron el auto a punta de pistola. Casi un mes después, ella reconoció el vehículo en Av. López y Planeas, dio aviso a la Policía y el ladrón quedó detenido.

Una joven mujer de la ciudad de Santa Fe, llamada Melani, descubrió esta tarde en la zona de Av. López y Planeas al 4300, de casualidad, al hombre que le había robado su auto un mes atrás. De inmediato dio aviso a dos policías caminantes, quienes intervinieron y detuvieron al sujeto. “Se me reía en la cara”, contó consternada la joven en diálogo exclusivo con AIRE.

Hace un mes, el 1° de julio, Melani se había dirigido en su Chevrolet Cruze color blanco a un cajero automático ubicado en las inmediaciones de Aristóbulo del Valle y Galicia. La mujer iba con su pequeña hija de cinco años, que según comentó “quedó con un trauma”.

En un violento suceso, un delincuente abordó a punta de pistola a la mujer y le exigió la entrega de las llaves. Incluso amenazó con llevarse a la beba. La mujer no lo dudó y le dio las llaves. El delincuente se dio a la fuga y ella se dirigió a realizar la denuncia policial.

Durante casi un mes no hubo novedades, hasta que este sábado por la tarde, en la zona de Av. López y Planeas al 4300, Melani vio su auto y, aún con la patente adulterada, lo reconoció de inmediato: “Lo conocí por los detalles, porque uno conoce su propio auto”.

Por el lugar pasaban dos policías caminantes. La mujer los alertó y ellos dieron aviso a la Comisaría 6° de barrio Barranquitas. Poco después detuvieron al ladrón, que había ingresado a un supermercado ubicado sobre la avenida a realizar una compra.

La joven relató su calvario: “El 1° de julio me robaron a mano armada en la zona de Aristóbulo y Galicia. Me bajé al cajero y cuando vuelvo para subirme, me apunta con un revolver en la cabeza y me saca el auto. Se llevaba a mi nena de cinco años, que quedó con un trauma. La alcanzo a bajar antes de que se escape”.

“Esta tarde –continuó– veníamos haciendo mandados con mi pareja y lo vimos. El vago se baja al cajero, yo vi que pasaban dos policías y les dije que ese era mi auto. Vinieron más policías y se lo llevaron. Cuando llegué a la comisaría, como si nada, el vago se me reía en la cara”, contó Melani.