Image default

A Vicentín ni la Corte de Justicia de Santa Fe le da bola ahora.

La Corte rechazó el recurso de Vicentin: el concurso de acreedores seguirá paralizado

El concurso de acreedores de Vicentin continuará paralizado hasta que la Corte Suprema de Justicia de la provincia de Santa Fe tome una decisión de fondo sobre la avocación al caso que le pidió el Grupo Grassi.

La Corte Suprema de Justicia de la provincia de Santa Fe rechazó este martes el recurso que había interpuesto la agroexportadora Vicentin, por lo tanto el concurso de acreedores continuará paralizado hasta tanto el máximo tribunal tome una decisión de fondo sobre la avocación al caso que le pidió el Grupo Grassi.

Con la firma de cinco de los seis ministros (y la ausencia de Ricardo Spuler por enfermedad) el tribunal rechazó el recurso de revocatoria y dejó firme el decreto del 16 de junio pasado del presidente Rafael Gutiérrez que suspendió el concurso preventivo y ordenó al juez de Reconquista Fabián Lorenzini remitir el expediente principal a Santa Fe.

La empresa cuestionó ese decreto porque, a su entender, el presidente de la Corte violó el principio de legalidad, el derecho de defensa y la garantía constitucional de juez natural de la causa.

La resolución del tribunal, por el contrario, dice que Gutiérrez dictó el decreto dentro de las funciones de gobierno y jurisdiccionales que le confiere la ley 10160. En consecuencia dispuso seguir adelante con el trámite de avocación y correr traslado a la empresa, al Comité de Control del concurso y a la Sindicatura para que opinen. Luego será el turno de dictaminar del procurador Jorge Barraguirre. Completados esos pasos, el tribunal tomará una decisión de fondo sobre la avocación solicitada por Commodities SA.

El hecho de correr traslado a todas las partes en simultáneo es indicativo de la voluntad de acortar los plazos al máximo, teniendo en cuenta todo lo que está en juego detrás de una cesación de pagos superior a 1.500 millones de dólares que afecta desde pequeños productores hasta bancos internacionales. Es decir que antes de que termine agosto o primeros días de septiembre podría definirse el futuro del concurso de Vicentin.

La avocación es un trámite muy delicado en términos institucionales y por eso mismo muy excepcional, que la Corte provincial habilitó en contados casos a lo largo de la historia. Implica que el máximo tribunal intervenga en un caso que no llegó por el camino ordinario. Por lo tanto, lo tomaría salteándose instancias inferiores. En este caso, Fabián Lorenzini es un juez de primera instancia y la intervención de la Corte le quitaría el expediente antes de que tome una resolución final sobre la oferta de pago que Vicentin le está haciendo a sus acreedores. A la vez se saltearía a la Cámara de Apelación en lo civil y comercial, que es la instancia intermedia.

Cabe recordar que Commodities SA, que es acreedor comercial de Vicentin, en su pedido de avocación alega riesgo institucional en base a las presuntas irregularidades que se denunciaron en el trámite del concurso en el Juzgado Civil y Comercial N°2 de Reconquista, entre otras cuestiones.

La decisión tomada este martes por la Corte es un duro revés para Vicentin, que pocos días antes de que se paralizara el concurso informó que había reunido los porcentajes de adhesión que exige la ley, tanto en cantidad de acreedores como en porcentaje de capital. Esa oferta va de la mano de un plan de traspaso de la empresa a la Asociación de Cooperativas Argentinas, Viterra (ex Glencore) y Bunge.

Vicentin ya adelantó que, en caso de la Corte decida finalmente avocarse y se apodere del destino del concurso, está dispuesta a recurrir a la Corte Suprema de Justicia de la Nación.